Movimiento de arte: Neoimpresionismo

artes nuevos

El neo-impresionismo es el nombre dado a la obra post-impresionista de Georges Seurat, Paul Signac y sus seguidores quienes, inspirados por la teoría óptica, pintaron usando diminutos toques adyacentes de color primario para crear el efecto de la luz. 

Características del Neoimpresionismo

El neoimpresionismo se caracteriza por el uso de la técnica divisionista a menudo denominada popularmente puntillismo, término con el que Paul Signac no estaba de acuerdo. El divisionismo intentó poner la pintura impresionista de luz y color sobre una base científica utilizando una mezcla óptica de colores. 

En lugar de mezclar los colores en la paleta, lo que reduce la intensidad, los componentes de los colores primarios de cada color se colocaban por separado en el lienzo en pequeños toques para que se mezclaran en el ojo del espectador. Los colores mezclados ópticamente se mueven hacia el blanco, por lo que este método daba mayor luminosidad.

Esta técnica se basaba en las teorías del color sobre la ley del contraste simultáneo de los colores, que se publicó en París en 1839 y tuvo desde entonces un impacto creciente en los pintores franceses, en particular en los impresionistas y postimpresionistas en general, así como en los neo-impresionistas.

El neoimpresionismo fue dirigido por Georges Seurat, que fue su teórico original y artista más significativo, y por Paul Signac, también un artista importante y el principal portavoz del movimiento. 

artes nuevos

Desarrollo de la Técnica

Los términos divisionismo y puntillismo se originaron en las descripciones de la técnica pictórica de Seurat, en la cual,  la pintura se aplicaba al lienzo en puntos de pigmento contrastado. 

Una disposición calculada de puntos de color, basada en la ciencia óptica, estaba destinada a ser percibida por la retina como un solo tono. Todo el lienzo se cubría con estos puntos, que definían la forma sin el uso de líneas y bañaban todos los objetos en una luz intensa y vibrante. 

En cada obra los puntos eran de un tamaño uniforme, calculado para armonizar con el tamaño total del cuadro. En lugar de las formas nebulosas del Impresionismo, las del Neoimpresionismo tenían solidez y claridad y se simplificaron para revelar las relaciones cuidadosamente compuestas entre ellas.

Aunque la calidad de la luz era tan brillante como la del Impresionismo, el efecto general era de una monumentalidad inmóvil y armoniosa, una cristalización de la luz fugaz del Impresionismo.

La obra posterior de Signac mostró un uso cada vez más espontáneo de la técnica divisionista, que era más consistente con su sensibilidad poética. No obstante, Seurat siguió adoptando un enfoque teórico del estudio de diversos problemas pictóricos y técnicos, incluida la reducción de las cualidades expresivas del color y la forma llevada a fórmulas científicas. 

En 1890 la influencia del neoimpresionismo estaba disminuyendo, pero fue importante en el desarrollo estilístico y técnico temprano de varios artistas de finales del siglo XIX y principios del XX, entre ellos Vincent van Gogh, Paul Gauguin, Henri de Toulouse-Lautrec y Henri Matisse.

Categorías:

Sin respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quienes Somos - Política de cookies - Política de privacidad | 2020 - Galeria de arte. Todos los derechos reservados.