Movimiento de arte: Impresionismo

impresionismo

El impresionismo se desarrolló en Francia en el siglo XIX y se basa en la práctica de pintar al aire libre y espontáneamente en lugar de hacerlo en un estudio a partir de bocetos. Igualmente, los principales temas impresionistas eran paisajes y escenas de la vida cotidiana. 

Desarrollo del Impresionismo

El impresionismo fue desarrollado por Claude Monet y otros artistas con sede en París desde principios de 1860. Por ello, en lugar de pintar en un estudio, los impresionistas descubrieron que podían capturar los efectos momentáneos y transitorios de la luz solar trabajando rápidamente, frente a los escenarios, y  sujetos, al aire libre en lugar de hacerlo en un estudio. 

Este hecho propició una mayor conciencia de la luz,  el color y el patrón de cambio de la escena natural. El trabajo con pinceles se hizo rápido y se rompió en pinceladas separadas para aportar  la calidad fugaz de la luz.

La primera exposición colectiva tuvo lugar en París en 1874 e incluyó obras de Monet, Auguste Renoir, Edgar Degas y Paul Cezanne. La obra Sunrise, mostrada por Monet, fue recibida con burla,  señalada por su ridículo y por dar el nombre al movimiento. 

Características del Impresionismo

El Impresionismo es considerado el primer movimiento claramente moderno en la pintura. Desarrollado en París en la década de 1860, su influencia se extendió por toda Europa y eventualmente a los Estados Unidos. 

Sus iniciadores fueron artistas que rechazaban las exposiciones en salones oficiales y autorizados por el gobierno y, por consiguiente, fueron rechazados por poderosas instituciones artísticas académicas. 

Al apartarse de los finos acabados y detalles a los que aspiran la mayoría de los artistas de su época, los impresionistas pretendían capturar el efecto sensorial momentáneo de una escena, es decir,  la impresión que los objetos producen en el ojo en un instante fugaz. Para lograr este efecto, muchos artistas impresionistas se trasladaron del estudio a las calles y al campo, pintando en pleno aire.

impresionismo

Ideas Clave y Logros del Impresionismo

Los impresionistas incluyen en sus obras pinceladas de colores puros e intensos. Abandonando la perspectiva lineal tradicional y evitaron la claridad de la forma que antes había servido para distinguir los elementos más importantes de un cuadro. Por esta razón, las pinturas impresionistas recibieron muchas críticas,  por su apariencia inacabada y su calidad aparentemente amateur.

Los Impresionistas pretendían ser pintores de lo real, ampliando los posibles temas de los cuadros. Alejándose de las representaciones de formas idealizadas y simetría perfecta, concentrándose más bien, en el mundo tal como lo veían, imperfecto en una miríada de formas.

El pensamiento científico de la época empezaba a reconocer que lo que el ojo percibía y lo que el cerebro entendía eran dos cosas diferentes. Los impresionistas buscaban capturar lo primero, relacionado con los efectos ópticos de la luz,  para transmitir en sus lienzos el paso del tiempo, los cambios en el clima y otros cambios en la atmósfera. 

Por lo tanto, el arte de los impresionistas no se basaba necesariamente en representaciones realistas. Sino que, más bien registra los efectos de la masiva renovación de París de mediados del siglo XIX, que incluyó las estaciones de ferrocarril recién construidas de la ciudad, amplios bulevares arbolados que sustituyeron a las antes estrechas y concurridas calles, así como grandes edificios de apartamentos de lujo. 

Las obras  se centraron en escenas de ocio público, especialmente en escenas de cafés y cabarets, por lo que,  transmitieron la nueva sensación de alienación que experimentaron los habitantes de la primera metrópoli moderna.

Categorías:

Sin respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quienes Somos - Política de cookies - Política de privacidad | 2020 - Galeria de arte. Todos los derechos reservados.